terapiavisual - ¿Qué es la terapia visual?

¿Qué es la terapia visual?

Conoce en Óptima Salud Visual cómo la terapia visual puede ser la solución a los problemas visuales de tus hijos. La terapia visual permite mejorar el rendimiento escolar de ciertos niños con dificultades de aprendizaje. La mala ortografía, la baja velocidad o comprensión lectora y la dificultad a la hora de copiar o memorizar textos pueden esconder problemas de percepción y eficacia visual. El Área de Terapia Visual trabaja la creación de conexiones neurológicas para reducir estos síntomas, potenciando las habilidades visuales afectadas y mejorando el rendimiento mediante ejercicios personalizados.

Contamos desde 2016 con un Área de Terapia Visual, donde el equipo de optometristas trata anomalías de la visión que no son patología ocular o defecto refractivo, sino que responden a problemas de funcionalidad o eficacia visual, relacionados con la capacidad oculomotora (movimientos oculares), la capacidad acomodativa (enfoque y desenfoque) y la binocularidad (coordinación simultánea de ambos ojos).

Estas anomalías también pueden deberse a problemas de percepción o procesamiento visual, fruto de una interpretación errónea de los estímulos recibidos a través de los ojos: escasa memoria visual, coordinación visomotora, discriminación de detalles, distinción figura-fondo etc.

Esta área está especializada en tratar anomalías de la visión que responden a problemas de funcionalidad o eficacia visual. “Mientras que las alteraciones de eficacia pueden darse tanto en la edad infantil como adulta, las de percepción afectan de forma específica a los niños, un colectivo al que somos especialmente sensibles dada la importancia de sentar una buenas bases de salud ocular en la etapa en que la visión completa su desarrollo”, aclara Raquel Vela, optometrista y gerente de Óptima Salud Visual.

Según la optometrista, “aunque la terapia visual permite mejorar el rendimiento escolar de ciertos niños con dificultades de aprendizaje la mala ortografía, la baja velocidad o comprensión lectora y la dificultad a la hora de copiar o memorizar textos pueden esconder problemas de percepción y eficacia visual. La nueva Área de Terapia Visual de Optima trabaja la creación de conexiones neurológicas para reducir estos síntomas, potenciando las habilidades visuales afectadas y mejorando el rendimiento mediante ejercicios personalizados.

Raquel destaca que, “aunque los pequeños no suelen quejarse, si los comparamos con otros niños de su entorno es habitual observar como presentan dificultades que se manifiestan en un bajo rendimiento escolar: tienen una mala ortografía o una baja velocidad y comprensión lectora, confunden letras y se saltan palabras, les cuesta memorizar textos o reproducir en su libreta lo que hay escrito en la pizarra.”

Gracias a la creación de nuevas conexiones neurológicas, los ojos “aprenden a ver”. Ante cualquiera de estos síntomas, “es habitual que nos lleguen a la consulta pacientes pediátricos recomendados por profesores, psicólogos o logopedas.

Con el fin de reducir sintomatología y contribuir así a una mejora del rendimiento, en esta área se trabajan y refuerzan las habilidades visuales afectadas mediante ejercicios optométricos individualizados, que permiten su automatización e integración en las capacidades motoras y cognitivas. Los ojos, de alguna manera, “aprenden a ver” gracias a la creación de nuevas conexiones neurológicas y, para ello, es fundamental la repetición.

BASTA CON 20 MINUTOS DIARIOS DE TERAPIA VISUAL

La Terapia Visual se basa en ejercicios diarios de 15-20 minutos en casa, de acuerdo con la pauta marcada por el especialista, combinados con sesiones semanales de 45 minutos en consulta, donde se usan las técnicas y los instrumentos más indicados para cada paciente.

Como explica Raquel Vela, “nos gusta aprovechar todas las oportunidades que ofrecen las aplicaciones disponibles en tablets y smartphones, ya que permiten a los niños entrenarse a la vez que divertirse. Eso sí, siempre con un uso moderado y con criterio, entendiéndolas como premio o recompensa a la constancia necesaria para el éxito de la terapia”.

En este sentido, la motivación es un aspecto fundamental, “por lo que siempre plateamos los ejercicios como un juego, no como unos deberes, y buscamos que los niños encuentren en el trabajo realizado su propio objetivo, por ejemplo, jugar mejor al fútbol”, añade Raquel, quien destaca la importante labor de los padres a la hora de lograr esta implicación desde su papel de “terapeutas colaboradores” en casa. Solo así, con la participación activa de todas las partes, es posible avanzar en la terapia y dar respuesta al creciente grado de complejidad de los ejercicios, que se programan para mejorar gradualmente las habilidades visuales del paciente y llevarlo a su máximo potencial, requiriendo un mínimo de tres meses para los problemas funcionales y de medio año para los perceptuales, según la evolución de cada caso.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


× Pregúntanos, Chat por whatsapp